Derecho a disentir


Son vastos los esfuerzos colectivos que en México se realizan para garantizar el respeto de los derechos humanos.

Sin embargo y con pesar, reconozco que en los últimos cuatro años el País se estancó, por la vulneración reiterada de los derechos humanos incitada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, que con sus declaraciones, actitudes, omisiones y mensajes entrelíneas promueve permanentemente el encono, polarización y ataques contra quienes pensamos diferente a él.

Desde inicios de esta semana las y los diputados federales que integramos la oposición hemos sido agredidos, simple y sencillamente porque el Ejecutivo no entiende y ni acepta nuestro derecho a disentir y nuestra obligación Constitucional a ejercer nuestra autonomía e independencia como Poder Legislativo. Porque si hay un espacio para el debate de las ideas, diálogo, acuerdos, libertad de expresión, pluralidad y construcción de la democracia, es precisamente el Congreso de la Unión.

Desde su “púlpito mañanero” y ungido con su falso patriotismo, a las y los Legisladores del PAN, PRD, PRI y Movimiento Ciudadano, que tuvimos el valor de votar contra su desastrosa Iniciativa de Reforma Eléctrica para frenar su autoritarismo y egolatría, nos llamó “traidores de la patria”.

Con su discurso de odio “abrió la puerta” para polarizar otra vez a la población, incitándola a insultarnos y atacarnos.

Desde aquí denuncio la violencia verbal y campaña de desprestigio que en redes sociales se realiza contra las y los representantes populares de la oposición, en la que replican sus palabras “traidores de la patria”, boletinando nuestros nombres y fotografías, para hacernos blanco de los señalamientos.

Lamentablemente las amenazas de sus simpatizantes pasaron de lo virtual a lo físico, al ser atacadas las oficinas de representación de algunos de mis compañeros e incluso dañaron su patrimonio.

Hago responsable al Presidente Andrés Manuel López Obrador de la embestida violenta que sufrimos y de cualquier atentado que pueda registrarse a nuestra persona, familia y bienes.

El domingo demostramos que somos una oposición firme y unida en la Cámara de Diputados. Le digo a AMLO que él no es México y que me siento orgullosa porque le cumplí al pueblo que me eligió para ser contrapeso en el Congreso de la Unión y ante los poderes Ejecutivo y Judicial.

La Iniciativa presidencial de Reforma Eléctrica fue rechazada porque no era la mejor alternativa para el País, encarecería las tarifas, dañaba el medio ambiente, eliminaba las energías limpias, violaba acuerdos internacionales y proponía un monopolio que estaría en manos del corrupto Director de la CFE, Manuel Bartlett, para manejar a su antojo y sin contrapesos el sector eléctrico.

Confío plenamente en México y exijo un alto a la violencia. Somos un pueblo unido y progresista, que sabe que la patria es la casa grande de todas y todos los mexicanos. Donde el respeto a disentir, pensar diferente y expresarlo con respeto y sin miedo debe ser la pauta de conducta.

Noemí Luna
Diputada Federal

Previous Disminuyen los homicidios dolosos gracias al Plan Zacatecas II
Next En Jesús María combatirán adicciones con Centro de Rehabilitación

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.