El tiempo nos dio la razón


En el análisis de la propuesta presupuestaria para el Ejercicio Fiscal de este año en la Cámara de Diputados, la Alianza Legislativa Va por México advertimos de la falta de recursos que afectaría a los estados y municipios de aprobarse la Propuesta presidencial tal y cual la había enviado el Presidente Andrés Manuel López Obrador. La mayoría oficialista no nos hizo caso y la respaldó sin moverle “ni una coma”.

Hoy, la realidad nos da la razón. Los municipios son el eslabón más débil en la cadena de prorrateo de recursos públicos federales. Los escasos presupuestos que les fueron asignados los tienen ahogados, sólo como pagadores de nómina y apenas con el suficiente dinero para proporcionar a la población la dotación de los servicios públicos básicos.

Ante ese negativo panorama, quienes encabezan los 32 estados y 2 mil 471 municipios del País pusieron su esperanza en el gasto federalizado, mediante el cual el Gobierno de la República les transfiere recursos por conceptos de participaciones y aportaciones federales, convenios y subsidios.

Estamos apenas en el quinto mes del año y los estados y alcaldías recibieron una noticia devastadora del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador: no recibirán alrededor de 1 mil 700 millones de pesos por las participaciones federales de las partidas 8135 y 8136, que se les tendrían que haber depositado el martes, recursos que provienen de PEMEX por la venta adicional de diésel y gasolina.

En el caso de las y los presidentes zacatecanos recibieron un oficio en el que, con un desaire implícito en el texto, se les comunica que “no existen recursos” para la segunda radicación de participaciones federales, programada para el 17 de mayo, porque la paraestatal realizó su declaración en “ceros” y, por lo tanto, no cumplirán con lo estipulado en la Ley de Coordinación Fiscal, que estable el reparto proporcional de la venta adicional de combustibles y entrega del Fondo de Compensación a Entidades Federativas.

Resulta que una parte del dinero que se les entrega a los municipios como participaciones federales proviene del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios de PEMEX, mismo que no ingresó a las arcas gubernamentales, porque la Administración morenista no está cobrando ese gravamen; y, además, subsidia el costo de los combustibles, para “mantener bajas sus tarifas”, creando y sosteniendo una economía ficticia, que pronto estallará.

Pero eso sí, pide a los ediles municipales que consideren la falta de esas participaciones en el flujo de efectivo. O lo que es lo mismo, que le hagan como puedan para solventar sus necesidades, porque si saben contar… no cuenten con la Federación.

Noemí Luna
Diputada Federal

Previous Jorge Miranda respalda modernización de Vialidad El Orito-Entronque a Guadalajara
Next En Jesús María son diez los semifinalistas del Segundo Concurso de Traje Típico

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.